Chernobyl


Calidad del contenido: 5/5

Violencia: +16 años

Miedo: + 16 años

Sexo: + 16 años

Drogas: Todos

Conductas imitables: +16 años

Lenguaje: +16 años


No se ha contentado con ser la serie del año y ha batido todos las marcas en pocas semanas batiendo incluso a «Breaking Bad» en la web imdb. ¿Realmente es la mejor serie de la historia de la televisión? Desde luego es una miniserie gigantesca que escoge un suceso real que conmocionó al mundo. Lo más original es el tratamiento de la historia y cómo se acerca a la explosión invirtiendo los tiempos narrativos previsibles y poniendo el foco en los científicos. Este punto de vista era muy exigente para el guionista que tenía que hacer ameno y divulgativo la compleja ingeniería atómica que había en Chernobyl, y los mecanismos de seguridad que fallaron en aquel trágico accidente. Curiosamente el escritor escogido fue Craig Mazin, un especialista en comedias descerebradas como la segunda y tercera parte de «Resacón en las Vegas» o «Scary Movie 3 y 4». En «Chernobyl» ha utilizado un estilo muy distinto; mucho más inteligente y simbólico, muy sugerente en su capacidad para mostrar los abismos físicos y psicológicos a los que puede llegar el ser humano en una situación extrema.

Para el reparto de esta serie se ha escogido a tres actores que desarrollan a la perfección tres protagonistas excepcionales. Jared Harris («Mad Men», «The Terror») es el científico Valeri Legásov y Emily Watson («Rompiendo las olas», «La ladrona de libros») es su compañera Ulana Khomyuk. Los dos están supeditados al vicepresidente Boris Cherbina, un hombre con tanto poder político como inexperiencia científica. Este personaje podía haber caído fácilmente en la caricatura pero su evolución en la serie es tan ejemplar como la interpretación del danés Stellan Skarsgård («El indomable Will Hunting», «Mamma Mía»). La serie crece en torno a ellos, en su complicidad para intentar buscar alguna salida de emergencia ante una situación límite.

Es maravilloso como la serie consigue subrayar detalles heroicos de amistad y generosidad con una sensibilidad profundamente eslava, en la línea de autores literarios como Dostoievski, Chejov o Tolstoi, o cineastas como el ruso Andréi Tarkovski («Sacrificio») o el polaco Pawel Pawlikowski («Ida», «Cold War»). La serie es un retablo muy completo del alma rusa que logra sobrevivir al totalitarismo terminal del sistema soviético. Todas las tramas secundarias tienen un significado y trascendencia: esa anciana que cuenta cómo ha vivido la tragedia rusa del último siglo, los mineros que desafían a la muerte y a la hipocresía, o ese matrimonio tan joven y enamorado como expuesto a la radiación.

«Chernobyl» es una coproducción de la cadena norteamericana HBO y de la británica Sky dirigida por el sueco Johan Renck, realizador de algunos capítulos de series tan imponentes como «Halt and Catch Fire», «Motel Bates» o «Breaking Bad». Su trabajo en planificación y dirección de actores en esta serie es modélico y muy personal, muy apoyado en la «radiactiva» edición del sonido y en la música de la violonchelista islandesa Hildur Guðnadóttir,  conocida colaboradora de cineastas como Alejandro González Iñarritu en «El renacido» o Denis Villeneuve en «Sicario» y «La llegada».


Sobre el crítico

Claudio Sánchez de la Nieta

Crítico de cine y televisión de iCmedia, Aceprensa y Fila Siete. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

 

Comentarios

Dejanos tu comentario...