Crónicas diplomáticas. Quai d’Orsay | DVD

julio 21, 2014 por  
Guardado en Cine, NOVEDADES DE LA SEMANA

Cronicas_diplomaticas_Quai_D_Orsay-675722842-large

Alexandre Taillard de Worms (Thierry Lhermitte) es un hombre con temperamento, que gusta a las mujeres y que, casualmente, es el Ministro de Asuntos Exteriores de Francia. Pasea su melena plateada y su atlético cuerpo, desde la tribuna de las Naciones Unidas en Nueva York, hasta el polvorín de Ubanga. Interpela a los poderosos e invoca a los espíritus magnánimos para que cesen las hostilidades, calmando a los que desean apretar el gatillo y cuidando su aura de futuro Premio Nobel de la Paz Cósmica. Se apoya fervientemente en los sagrados conceptos diplomáticos de la legitimidad, la unidad y la eficacia. El mundo no merece la grandeza de espíritu de Francia, pero aún así, cree que su propio país le queda pequeño.

Un día, el joven Arthur Vlaminck (Raphaël Personnaz) es contratado para que redacte los discursos del Ministro, pero pronto se dará cuenta que le falta mucho por aprender: la susceptibilidad de la Presidencia, abrirse camino entre el Director del Gabinete y los Consejeros, en un entorno donde reina el estrés, la ambición y las puñaladas traperas… Atisba el destino del mundo, pero le amenaza la inercia de los tecnócratas.

Director: Bertrand Tavernier

Intérpretes: Thierry Lhermitte, Raphaël Personnaz, Niels Arestrup, Bruno Raffaelli, Julie Gayet

Guión: Antonin Baudry, Christophe Blain, Bertrand Tavernier

Duración: 113′

Género: Comedia

Estreno DVD: 23/07/2014

Público: +16

Valoración: ***

Contenidos (de 0 a 6):

Humor: 5

Acción: 3

Amor: 0

Violencia: 0

Sexo: 0

Crítica:

La extensa filmografía de Bertrand Tavernier, desde Les Baisers en 1964, pasando por Un día en el campo (1984), La carnaza (1995) o La pequeña Lola en 2004, y muchos otros títulos, ha proporcionado merecido lustre a la larga lista de premios conseguidos, a través de estos últimos años, por el cine francés.

Con Crónicas diplomáticas (adaptación de la novela gráfica Quai d’Orsayde Abel Lanzac y Christophe Blain), Tavernier entra de lleno en uno de los terrenos que el país vecino sabe tratar con fina ironía y absoluto desparpajo: la gestión entre bastidores de la política exterior de Francia, tanto por lo que concierne al titular del Ministerio, como a sus relaciones periódicas con el grupo de asesores que forman su curioso y variopinto gabinete.

Los diálogos entre los componentes del equipo ministerial son de una extraordinaria sutileza, rápidos, jocosos, cínicos e inteligentes al mismo tiempo, ejemplos vivos de una divertida crítica de la diplomacia, tanto en momentos políticamente delicados como dentro del ir y venir de los propios pasillos y despachos.

Una película que rebaja la intríngulis de la política a nivel de calle y desvirtúa falsos estereotipos al convertir a sus protagonistas en simples seres humanos, con sus virtudes y también con sus defectos. Que los tienen.

Fuente: Joaquín Guitart (www.taconline.net)

Comentarios

Dejanos tu comentario...