Frozen 2

noviembre 21, 2019 por  
Guardado en Cine/DVD, Featured, General, RECOMENDAMOS


Crítica Frozen 2

FUENTE: Patricia Amat | CONTRASTE

Elsa, Anna, Kristoff, Olaf y Sven se han hecho mayores junto con su público, lo que se refleja en una digna secuela más madura, con una impecable y mágica animación y una banda sonora vibrante y pegadiza.
Disney vuelve a romper el tópico del amor romántico en historias de princesas con una secuela que parecía innecesaria, pero que se convertirá en imprescindible. A pesar de las altas expectativas que dejó el éxito de Frozen. El reino del hielo, su sucesora logra potenciar las virtudes que enamoraron a la audiencia y crear un resultado más que digno.

En esta segunda parte, los personajes han crecido –a la vez que su público–, lo que se refleja en su miedo al cambio. En consonancia con esto, la trama también ha madurado y es un poco más compleja y oscura, sin perder su tono infantil. Eso sí, no se libra de defectos y es predecible, a la vez que un poco forzada en sus precipitados descubrimientos.

Sin embargo, no se olvida de ir más allá de lo que podría ser un malogrado intento de empoderar a la mujer y vuelve a recordarnos que todos somos capaces de más de lo que creemos, y para ello hay que dar el paso correcto en cada momento. En la línea de su predecesora, refuerza el mensaje sobre el amor fraternal y regala de nuevo pequeñas reflexiones por parte de un muy acertado Olaf. Es este también quien aligera los momentos densos con toques de humor, perfectamente situados a lo largo de la cinta.

En cuanto a la parte técnica, el film cuenta con fascinantes escenarios, más elegantes que los previos. La animación se ve fortalecida gracias a las posibilidades de la historia y maravilla a los espectadores con infinidad de detalles.

Por supuesto, no podía faltar la esperada parte musical. Into the unknown pretende sustituir a Let it go, con el único inconveniente de que, mientras la última aportó frescura en su momento, ésta no es más que una réplica. No obstante, la banda sonora es irreprochable y sigue el hilo de la anterior. Además, cuenta con una nota de color, aportada por Kristoff, que rompe la monotonía con una canicón de los 80-90 que puede recordar a Chicago, Westlife o los Backstreet Boys.

En definitiva, Frozen II supera el dicho de que “segundas partes nunca fueron buenas” con una película magnífica y muy bonita, llena de magia, amor, música y aventuras. Pese a sus carencias y su larga duración, mantiene un buen ritmo, que no la hace lenta, y tiene todos los ingredientes para volver a conquistar a sus seguidores.

Firma: Patricia Amat

Comentarios

Dejanos tu comentario...