Motivos por los que no debes compartir fotos de menores en Redes Sociales

Portada Menores en Redes Sociales

Vivimos en un tiempo en el que compartimos mucha información y muchas imágenes sobre nuestra familia y sobre nosotros mismos. Y es genial, puesto que podemos mantener el contacto con nuestros familiares y amigos, aunque geográficamente estemos a mucha distancia.

Pero, como todo, tiene una parte buena y una parte mala, y la mala es que muchas veces olvidamos que no debemos compartir ciertas cosas puesto que podríamos estar corriendo un riesgo sin ser conscientes de ello.

Además, es importante saber diferenciar entre publicar fotos propias (en las que sales tú y que eres tú el que decide compartirlas) y fotos ajenas (en las que otras personas aparecen y que quizá ellos no quieran que se compartan). Y, especialmente, cuando en las imágenes aparecen menores de edad.

Por ello, vamos a ver qué peligros puede tener publicar en redes sociales imágenes de menores, qué puedes hacer para evitar que publiquen imágenes de tus hijos y cómo puedes compartirlas de forma segura.

Compartir imágenes de niños en Redes Sociales

Es tan común compartir imágenes de menores en redes sociales que ya tiene término propio, sharenting (share+parenting) se define como la práctica que realizan algunos padres de compartir imágenes, vídeos o información sobre sus hijos.

Esta práctica está muy criticada, puesto que muchos padres lo hacen sin conocimiento de los peligros que puede acarrear esta acción.

Peligros de las redes sociales

Publicar fotos de menores en redes sociales puede suponer un riesgo para la seguridad de éste, puesto que nunca podemos estar seguros de quién va a ver esas imágenes ni cuáles son las intenciones de esa persona.

Los peligros más comunes a los que nos enfrentamos en este caso son:

  • Ansiedad: Todos tenemos fotos muy graciosas de cuando éramos pequeños pero que preferimos que no se compartan y se queden guardadas en un cajón o en alguna carpeta del disco duro.

Por ello, debemos pensar bien qué imágenes es mejor que se guarden y dejar que sea el menor, en un futuro, el que decida a quién quiere enseñarle esa foto y a quién no.

  • Acoso: Además, en esta época en que todo se comparte, algo tan inocente puede ocasionar que algunos “amiguitos” se acaben mofando de ello y haciendo alguna bromas que no tienen ni pizca de gracia.
  • Posibilidad de secuestro: Antes de compartir imágenes deberías considerar si es fácil averiguar el lugar en el que se ha tomado la foto y, sobre todo, si el lugar es algo que se frecuenta o que sólo se acude de forma muy ocasional.

Si vas a compartir imágenes sobre el parque al que soléis acudir, el colegio en el que estudia o la puerta de vuestra casa, estás dando información a gente que quizás ni conozcas y no sabes qué pueden hacer con esa información.

  • Pedofilia: Quizá pienses que es algo poco común que acabe en manos de un pedófilo, pero la verdad es que nunca conoces del todo a las personas y que, una vez subes esa imagen a las redes sociales, pierdes el control de las personas que tienen acceso a ella, sobretodo si no tienes bien configurada la privacidad de tus cuentas.

Y si crees que estos peligros son exagerados, aquí te dejo los resultados de un estudio de Unicef que refleja la cantidad (en porcentaje) de niños y niñas que reciben mensajes sexuales a través de sus cuentas en redes sociales y cómo se sintieron:

Estudio redes sociales menores

Menores y redes sociales

En el caso de justicia española, más que de menores de edad hablamos de menores de 14 años, puesto que se considera que los mayores de 12 años pueden decidir por sí mismos si quieren o no que se comparta una imagen de ellos en redes sociales.

Pero si hablamos de menores de 12 años, serán los padres o los tutores los que decidirán sobre las imágenes que se pueden o no compartir sobre sus hijos. Y ojo, porque con que uno de ellos no quiera que se compartan, es suficiente para la justicia, aunque si estás pidiendo consentimiento, con que uno de los dos te lo dé y el otro no te diga expresamente que no, es suficiente.

Finalmente, si no es retirada la imagen y crees que atenta contra la privacidad o la imagen de tu hijo o hija, puedes denunciarlo e iniciar un proceso judicial.

¿Qué puedo hacer si no quiero que aparezcan imágenes de mis hijos?

Lo primero, si una cuenta de empresa o un amigo o conocido publica una imagen de tus hijos sin tu consentimiento, es hablar con él y pedirle amablemente que la elimine. Quizá no ha pensado en las consecuencias que puede tener publicar esa imagen y lo haya hecho sin mala fe.

Lo recomendable para evitar estas situaciones es que se hable de ello con la familia y los amigos, dándole a conocer la decisión que se ha tomado por parte de los padres respecto a la privacidad de sus hijos en las redes sociales.

Y, por parte de las empresas, se debería tener consentimiento por parte de los padres antes de compartir nada, y mejor si se tiene por escrito para que se pueda demostrar.

Consejos para compartir imágenes de niños de forma segura

  • Desactiva la geolocalización antes de compartir tus imágenes. Así evitarás que se haga pública la localización en la que se ha tomado esa foto y sepan qué lugar es fácilmente.
  • Configura adecuadamente la privacidad de tu cuenta y de la publicación. Existen muchas opciones de configuración que te permiten privatizar tu cuenta y tus publicaciones. Es importante que conozcas cómo lo tienes configurado y cómo puedes proteger tu privacidad.

Además, en muchas redes sociales tienes la opción de compartir una imagen con una persona en concreto o con un grupo de personas en concreto, sin que otras personas tengan opción a ver esa imagen.

  • No publiques imágenes de los menores desnudos o con poca ropa (bañadores, ropa interior, etc.) puesto que pueden ser intercambiadas en redes de pornografía infantil.
  • No etiquetes los nombres de los menores. Esto puede hacer que queden indexados en buscadores y que cualquier persona pueda dar con su identidad.
  • Pide permiso antes de compartirla. Piensa que quizá no quieran que se compartan imágenes de sus hijos en redes sociales o que el mismo menor no quiera que otras personas puedan ver esa imagen. Respeta su opinión.

Y si eres una empresa, debes tener un consentimiento de los padres para poder compartir imágenes de menores.

  • Piensa antes de compartir. Si crees que la imagen muestra ciertos datos personales (lugares fáciles de reconocer, el nombre de la escuela donde estudia o donde hace actividades extraescolares, etc.) es mejor no compartirla o editarla para eliminar, difuminar o recortar esa información.

Conclusiones

Ahora es tu turno de decidir qué quieres hacer con las imágenes que compartes, tanto de tus propios hijos como de las imágenes de los hijos de otras personas.

Y si quieres evitar problemas, pregunta siempre a los padres o tutores antes de compartir nada en tus redes sociales.

Comentarios

Dejanos tu comentario...