Serie: Homecoming

enero 11, 2019 por  
Guardado en Featured, Reseñas Series

Sam Esmail ha creado una serie diferente. Ya lo hizo con Mr. Robot, una ficción que proponía una historia de una conspiración global desde la mente de una inteligencia perturbada. En “Homecoming” también hay esa atmósfera de la sospecha que ve el mundo como un lugar controlado al milímetro para obtener beneficios secretos. Pero en esta ocasión la premisa del argumento es más satisfactoria, menos tramposa. Con un estilo muy personal en el que hay cambios en el formato de la pantalla, una inquietante edición sonora y mezcla de piezas musicales muy distintas, esta ficción te lleva donde quiere por un recorrido tortuoso. En esta ocasión además Esmail logra una historia de amor central más detallada que humaniza un retrato de la sociedad descorazonador.

Aunque Julia Roberts ya había aparecido en varias series (Murphy Brown, Friends) este es su primer gran trabajo para la pequeña pantalla. 2018 ha sido un gran año para una actriz que a sus 51 años parece que quiere dar el salto definitivo hacia personajes acordes con su edad. Hace unos meses se estrenó en España, “El regreso de Ben”, una magnífica película dirigida por Peter Hedges y en la que Julia Roberts es la madre de un adolescente toxicómano (colosal, como siempre, Lucas Hedges, hijo de Peter). Aparte de ser una de las mejores películas del año, el trabajo de la actriz de la actriz de “Nothing Hill” o “Magnolias de acero” es sobresaliente. Algo parecido a lo que sucede en “Homecoming”, una serie en la que incluso aparece “afeada” por el vestuario, maquillaje y peinado. Le acompaña un reparto muy reconocido como Bobby Cannavale (“Boardwalk Empire”, “Mr. Robot”), Marianne Jean Baptiste (“Blindspot”, “Broadchurch”), Stephen James (“El héroe de Berlín”, “El blues de Beale Street”) o los veteranos Sissy Spacek y Dermot Mulroney.

El guion mide muy bien los tiempos con el notable riesgo de no soltar la liebre hasta el espléndido capítulo 6. Estaba claro que la serie tenía el peligro de volver a contar los mismos traumas de los soldados norteamericanos que vuelven a casa después de dejarse el alma en guerras en el extranjero. Pero “Homecoming” no es “Homeland”. Ni tampoco es fácil descubrir similitudes con otras series. Para empezar cada capítulo dura 30 minutos con 3 minutos finales de créditos en un plano fijo. Los saltos en el tiempo, las diferentes localizaciones y los cambios en principio inexplicables generan una tensión en el espectador acostumbrado a que las series tengan mucho relleno. Como decía hace poco un crítico de series importante de nuestro país: “Estoy convencido que ahora mismo los creadores de ficciones televisivas hacen capítulos con bastantes minutos indiferentes para la trama y los personajes que permiten al espectador ver el móvil o ir al baño o a la cocina sin dejar de “ver” la serie”. “Homecoming” no tiene un ritmo de thriller de acción, pero sí logra una intensidad que hace que cada minuto tenga significado y deje pistas inteligentes al espectador.

Es una de las mejores series de 2018 que demuestra que se puede hacer televisión impactante sin recurrir al morbo ni perder la sutileza. Homecoming opta a 3 Globos de Oro al mejor drama, actor principal (Stephen James) y actriz principal (Julia Roberts).


Calidad del contenido: 4/5

Violencia: Todos

Miedo: Todos

Sexo: Todos

Drogas: Todos

Conductas imitables: +16

Lenguaje: +12


Sobre el crítico

Claudio Sánchez de la Nieta

Crítico de cine y televisión de iCmedia, Aceprensa y Fila Siete. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Comentarios

Dejanos tu comentario...