De Hannah Montana al sex-symbol Miley Cyrus

junio 14, 2010 by  
Filed under General

Firmado por Ana Sánchez de la Nieta  
Fecha: 7 Junio 2010

 

 

La reconversión de un producto

Miley Cyrus se ha cansado de ser Hannah Montana, el personaje por el que saltó a la fama y por el que la han idolatrado millones de adolescentes en todo el mundo. Lleva semanas repitiéndolo, aprovechando los micrófonos que le ponen para promocionar su nueva película La última canción, un drama romántico escrito por Nicholas Sparks. En la película, Cyrus interpreta a una jovencita rebelde que encontrará un verano, a través del amor de un atractivo joven, la fuerza para reconciliarse con el mundo y perdonar a su padre. Es decir, un personaje que –sin ser Hannah Montana– no está lejos de los valores que hasta ahora personificaba Miley Cyrus.

La joven actriz y cantante de 17 años había manifestado hasta la saciedad –especialmente a través de su Twitter que mantuvo con una actividad frenética hasta que lo cerró en 2009 por petición de su novio– su defensa de algunos valores como la familia, la fe en Jesucristo (es cristiana evangélica) o la castidad (durante algún tiempo lució un anillo de pureza para defender la virginidad hasta el matrimonio). Su look además era el de una adolescente atractiva y moderna pero en absoluto provocativa. La suma de vestuario, valores y argumentos de sus películas la convertían no solo en un ídolo para los más jóvenes sino en una figura para los padres que veían en Miley Cyrus una buena influencia, un ejemplo a imitar.

Pero esto pertenece al pasado, Cyrus se ha hecho mayor y para romper con su personaje ha roto también con su look y sus valores. La última canción es una película de transición, pero el 22 de junio se lanzará su nuevo disco I can’t be tamed (“Soy indomable”). El videoclip del tema principal, que puede verse ya en internet, muestra a Miley Cyrus vestida de pájaro con un ajustado corsé negro, botas altas y alas, bailando de forma muy sensual y desinhibida en una jaula rodeada de hombres. Unos días antes, Cyrus había protagonizado un pequeño escándalo al publicarse un video en el que aparecía bailando de forma provocativa con el productor de cine Adam Shankman, de 45 años y abiertamente gay. La reacción crítica de algunos medios fue tal que el propio padre de la actriz tuvo que salir en su defensa.

Un cambio de manual

Lo curioso de toda esta historia es que, precisamente, no es nada original. Lo que le está pasando a Miley Cyrus ya le ha pasado a muchos otros actores y cantantes precoces –muchos de ellos de la Disney– que para “crecer” artísticamente han tenido que plegarse a las prerrogativas de las productoras que piensan que sin escándalos y unos gramos de morbo no hay quien aguante el paso a la madurez de un ídolo juvenil. La pena es que, en el camino, estos jóvenes pierden parte de su talento, toda su frescura y, en algunos casos la salud y la cabeza (Lindsay Lohan y Britney Spears son solo dos ejemplos). Y es que cambiar de forma de pensar y de actuar de la noche a la mañana no debe de ser muy saludable.

En cualquier caso, es gracioso escuchar a Cyrus protestar de su personaje de Hannah Montana, decir que está supercontenta de tener un nuevo look solo apto para adultos y que guste más a los padres de sus fans. Hay que oírla explicar que “como decía mi madre, no tienes que fijarte en lo que quieren los demás, sino en lo que quieres ser, y por eso estoy orgullosa de lo que he hecho” y comparar sus declaraciones “estoy en otra etapa, intentando crear mi propia imagen y desarrollar mi personalidad”, con las de “su portavoz” (¿será su productor musical?): “ella ha sido una estrella adolescente e inocente demasiado tiempo. El nuevo aspecto y actitud, sorprenderá a mucha gente y es algo que Miley quiere hacer”. Tanta insistencia en la madurez y la autenticidad de una chica de 17 años suena, por lo menos, sospechoso.

Que Hannah Montana fuera un producto prefabricado no lo dudaba casi nadie, que la nueva Miley Cyrus es otro, es aún más evidente.

tv: La familia Szalinski

diciembre 7, 2008 by  
Filed under RECOMENDAMOS, Televisión

img_g_114316200811241La familia Szalinski vive nuevas aventuras en esta serie basada en el largometraje que lleva el mismo título. Wayne Szalinski es un genio inventor que anda metiéndose en líos con todo lo que inventa.

Con sus «despropósitos»  la vida de esta singular familia se convierte en un impredecible torbellino de sucesos inexplicables. Su mujer y sus dos hijos están siempre dispuestos a ayudar a Wayne y, de paso, llevar un poco de normalidad a su caótica existencia.

Esta serie de la factoría Disney cuenta con unos acertados toques de humor y buenos efectos especiales que, junto a unas tramas divertidas y amenas que se desarrollan en un ambiente de concordia familiar, convierten este producto en un espacio familiar para pasar un buen rato frente el televisor.

tv: El club de la herradura

diciembre 6, 2008 by  
Filed under RECOMENDAMOS, Televisión

Basada en la novela de Bonnie Bryant, cuenta las aventuras de tres adolescentes, Carole Hanson, Stevie Lago, y Lisa Atwood, en un club de hípica. Juntas vivirán un montón de aventuras en las que deberán unir sus fuerzas para conseguir todos sus sueños, a la vez que descubrirán a los chicos y existirán rivalidades entre ellas.

Carole es una chica con un habilidad natural para montar, aunque lo dejó cuando su madre murió. Su padre le animó a que siguiera con su gran pasión, porque es lo que su madre hubiera querido. Así que con el dinero de la herencia de su madre, Carole compra a Startlight.

En cambio, los padres de Stevie, dos importantes abogados, siempre han inculcado a sus hijos que se debe trabajar duro para conseguir lo que se quiere. Ellos le pagan a Stevie sólo una clase, pero ella trabajará en la hípica para conseguir más horas de clases.

Lisa Atwood es una excelente estudiante, pero lucha para quitarse esa imagen de «niña buena» que la gente tiene de ella. Lisa siempre se impone retos que quiere superar y es leal a sus amigos.

Por otro lado también llegará al club de hípica Verónica, una niña pija que mira a la otra gente por encima del hombro, pero cuando su padre empieza a tener problemas económicos deberá trabajar como Stevie para costearse sus clases. Verónica traerá al Pine Club a su amiga Kristie.

En el Pine Club también estarán los chicos, Red, Phil y Scooter, con los que habrá competitividad, compañerismo, amistad o algo más.

En esta serie australiana destinada, especialmente, al público adolescente femenino hace un elogio a la amistad, al respeto a los animales y la naturaleza, además de promover la superación personal para conseguir lo que uno quiere. Al dirigirse a las adolescentes incluye temas como el enamoramiento o el primer beso, pero siempre desde una perspectiva adecuada para esta edad.