Piden a las marcas boicotear a ‘Sálvame’

enero 18, 2012 by  
Filed under NOTICIAS, Televisión

La Agrupación de Telespectadores y Radioyentes (ATR) ha declarado la guerra a ‘Sálvame’. La asociación se ha reunido en las últimas semanas con anunciantes de gran peso para pedirles que dejen de publicitarse en programas que, como el de Telecinco, no respetan el horario infantil. «’Sálvame’ es el que más lo incumple», comentó el presidente de la Agrupación, José Luis Colás, quien también señaló que no pretenden que las cadenas retiren sus programas, sino que «cambien sus contenidos».

Esta es la primera de las medidas tomadas por la ATR después de la publicación del sexto informe del Comité de Autorregulación de Contenidos Televisivos, en el que se reflejaba que la mayoría de las quejas entre marzo de 2010 y marzo de 2011 se referían al programa presentado por Jorge Javier Vázquez, 180 en total. Lamenta Colás que esos abusos no estén sancionados, por lo que se reunirá con el Gobierno para pedir sanciones económicas a las cadenas que no cumplan la ley.

Por otro lado, hoy, a las 22.00 horas, se estrena ‘El gran debate’, el programa que dará solución al boicot que sufrió ‘La Noria’ por parte de los anunciantes después de la entrevista a la madre de ‘El Cuco’. Jordi González se pone «con fuerza renovada y entusiasmo» a los mandos de este espacio de actualidad política y económica que relega a ‘La Noria’ a la madrugada.

Fuente: El Diario Vasco, 14-1-2012

Sale caro el tomate…

julio 4, 2011 by  
Filed under NOTICIAS, Televisión

Indemnizaciones. El programa rosa que fue el azote de los famosos durante cinco años recibe un goteo de sentencias en su contra

Jorge Javier, ¡quién te ha visto y quién te ve! El nuevo Rey Midas de la tele, el talismán de Telecinco… tiene un pasado. Y para las memorias frágiles, unos cuantos recordatorios en forma de sentencias que están llegando en goteo tres años después de acabado ‘Aquí hay tomate’. El programa se emitió entre 2003 y 2008 y fue el látigo de famosos y famosillos (a su lado, la gente de ‘Sé lo que hicisteis’ parecían monaguillos). Pepe Navarro, la duquesa de Alba o Nati Abascal fueron objeto de ‘tomatadas’ y lejos de esconder la orejas, sacaron los dientes y llevaron a los responsables del programa de Telecinco delante del juez. La siembra de entonces está dando sus frutos y ahora ya no son Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde los que reparten ‘estopa’, sino los tribunales. Las sentencias conocidas en el último medio año superan en indemnizaciones los 600.000 euros.

Y eso que se han librado de pagarle a Gonzalo Miró. En varios reportajes de televisión emitidos en 2005 en ‘Aquí hay tomate’ y ‘TNT’ se «conjeturaba sobre posibles filiaciones paternales del actor», lo que motivó el enfado del aludido, que reclamaba 300.000 euros en concepto de indemnización. La Audiencia Provincial de Madrid le dio la razón, pero el Tribunal Supremo se la quitó porque aunque «se citan iniciales de personajes públicos, no se revela identidad específica o concreta».

Más acostumbrado a ir a ver al juez que Miró está Pepe Navarro. El que fuese uno de los presentadores más rentables de Telecinco se encontró de repente en el otro lado. Hace cinco años, en ‘Aquí hay tomate’, ‘A tu lado’ y ‘Salsa rosa’ atribuyeron a Navarro «supuestas infidelidades, paternidades hasta el momento no conocidas y hasta un caso de acoso sexual en el ámbito laboral». Dice el juez que estos vídeos son «expresión de un sensacionalismo morboso sobre la vida privada de una persona e incluso escabroso y fuera de todo rigor». Para compensar el daño hecho desde la pantalla, el tribunal les impuso una multa de 270.000 euros.

Esta ha sido la indemnización más cuantiosa, pero no es ni la primera ni la última que va a tener que pagar los que cocinaban cada tarde aquella salsa de tomate gruesa que servían en pantalla Jorge Javier y Carmen Alcayde. Porque contra ellos se volvieron también las hijas de Félix Rodríguez de la Fuente, la familia de Farruquito, la duquesa de Alba, Nati Abascal… y hasta una bailarina anónima cuya imagen apareció «sin su consentimiento» en pantalla con motivo de la presentación del libro ‘El año que trafiqué con mujeres’. El exceso lo tendrán que pagar en Telecinco con 18.000 euros. Y llegarán más sobres con remitente del juez.

No quiere Telecinco estar todos los días entrando y saliendo de juzgado. Y ya ha negociado una ‘entente cordiale’ con una de las famosas más ‘activas’ en cuestión de demandas, Isabel Pantoja, heroína nacional y nueva musa de la cadena de Fuencarral, con la que ha firmado un acuerdo de colaboración -dicen que millonario- para que participe en varios programas de la cadena. Telecinco se garantiza así la audiencia (el reencuentro con Kiko fue visto por 6 millones de personas) y la ausencia de demandas. Eso sí, no se van a ahorrar los 60.000 euros con que el juez ha castigado a ‘A tu lado’ por cuestionar la sexualidad de la cantante.

¿Miente Belén?

noviembre 10, 2010 by  
Filed under General

Lleva años haciéndose pasar por esa chica llana del barrio de San Blas. Pero se acabó la farsa, Belén. Antes se coge a una mentirosa que a una coja (o a una persona con una movilidad reducida, queríamos decir). Gracias a nuestro concienzudo periodismo de investigación, hoy descubrimos la verdadera identidad de Belén, su verdadero rostro.

Belén Esteban se llama en realidad Paloma Covadonga y nació en la madrileña calle Goya, siendo por tanto una pija de Serrano que te cagas. Su vida transcurría como la de todas las pijas del barrio de Salamanca: esquiando, estrellando coches deportivos, teniendo flirts, matriculándose en mil carreras diferentes. Todo empezó una tarde en que, como de costumbre tomaba el té con sus amigas de la cafetería california y se puso a imitar a la camarera, que ésa, la pobre, sí era una chica de San Blas. Las amigas celebraron con entusiasmo aquella broma cruel: “Jo, es que lo bordas, tía”, “Genial, es que me parto el culo, o sea”. Y le animaron a presentarse a un programa de televisión. Digamos que Paloma Covadonga creó su personaje: Belén Esteban. Y, como ocurre a menudo, fue engullida por él. Luego se casó con Jesulín por ganar una apuesta a sus atorrantes amiguitas. Vivían del jijijí, jajajá.

El resto ya es de todos conocidos. El personaje se le ha ido de las manos, ya es demasiado tarde para volverse atrás. Y ahí la tenemos ahora, fingiéndose una castiza, siempre con el temor de que entretanto “¿vale?” y “amos, anda”, un día se le escape su verdadero “te lo juro por Snoopy”.

Fuente: Iñaki Berrio (Diario Vasco, 4-11-10)

La ilusión del casting

noviembre 8, 2010 by  
Filed under General

El comienzo ha sido vacilante. A Gran Hermano 12 le está costando remontar el vuelo y alcanzar la velocidad de crucero, es decir, una audiencia millonaria que le permita incluso encabezar el ranking. Parece que, a pesar del cuidado puesto en la selección, los culpables de este preocupante arranque serían  unos concursantes más bien sosos. Hay que hacer algo para enderezar el rumbo, y la clave no requiere demasiada imaginación: el sexo. Ésta es la “original” apuesta que caracteriza la edición de los récords. En esta ocasión, hombres y mujeres fueron separados de inicio en dos casas, pero sólo por unos días: después de contactos por parejas en el llamado “cuarto oscuro”, tuvo lugar la mezcla general, en la que se espera que los participantes descarguen la tensión sexual acumulada en los días anteriores. El canal ha acuñado incluso un término para describir la que será su actividad principal a partir de ahora: “edredoning”.

Ha habido también récord de candidatos: unas 62.000 personas se pusieron en contacto con la cadena para formalizar su inscripción en el casting, lo que supone un incremento del 24 % respecto del año pasado.

No se trata de un fenómeno excepcional o anómalo: más bien refleja rasgos muy típicos de nuestra sociedad actual. Mucha gente, joven sobre todo, parece ver colmadas sus aspiraciones vitales con la presencia, aunque sea fugaz, en un plató televisivo, lo que les asegurará unos minutos de notoriedad, o más tiempo si son capaces de armar gresca y montar el número. YouTube se ha convertido en una especie de casting planetario; en Facebook, Flickr y plataformas similares, millones de personas intercambian fotografías. Como afirma el sociólogo Geoff Cooper, todos colaboran en la difusión de esta “tecnología indiscreta”, que permite la continua observación recíproca de millones de espectadores.

Los criterios tradicionales para el logro de la notoriedad ya no tienen vigencia. Antes había que ser alguien (estatus) o hacer algo destacable en cualquier ámbito (mérito) para obtener la atención de los medios. La fama se democratiza y ahora cualquiera puede aspirar a ella. Crece de modo continuo el número de personas que “han salido” en televisión, y no sólo por hacer de público en los programas en directo. Como es lógico, ese paso por el plató, que no se apoya en éxitos relevantes,  tampoco deja huella. La momentánea publicidad -y la correlativa audiencia, pues de eso se trata en el fondo- se puede estirar si aparecen ingredientes dramáticos, ligados a las peripecias sentimentales y sexuales de los protagonistas y adobados con las oportunas dosis de conflicto y violencia. El caso de Belén Esteban sería el ejemplo paradigmático.

El establishment televisivo se defiende de las críticas dando un sesgo educativo al montaje: el contenedor de Gran Hermano o las academias de los concursantes aparecerán como laboratorios sociológicos o centros educativos cualificados. Se trataría de estimular una cultura del esfuerzo, algo que el país necesita con urgencia, a la vista del galopante fracaso escolar. Además, se cuenta con el imprescindible elemento dramático, inherente a todo certamen: selección, eliminatorias, fase final, triunfo y derrota, gloria futura para el ganador. Para conseguir ese clímax hay que elegir con esmero a los candidatos, de modo que se asegure un adecuado reparto de papeles. En cualquier reality-show encontraremos más o menos los mismos personajes: el “trepa”; el villano conflictivo; el sensible infeliz;  el aparentemente anodino que tiene un pasado siniestro; el genio incomprendido; el de sexualidad equívoca; etcétera. En un alarde de cinismo, los canales nos venderán ese grupo como una muestra representativa de nuestra sociedad. Los productores, que manejan el programa entre bambalinas, se encargan de dosificar el morbo, para lo que contarán también con elementos “picantes” de la vida pasada de los concursantes.  Y si a pesar de todo, la tensión decae, siempre se puede enviar al plató a algún famoso de verdad para que “caliente” el show.

Hay muy poca reality en todo ese montaje, pero por desgracia sí que son reales sus víctimas; precisamente esta condición auténtica de la sangre que corre asegura el tirón de la audiencia.  Algo va mal en nuestra sociedad cuando tanta gente joven ve satisfechas sus expectativas vitales con la presencia en ese espectáculo. Que sea “guay” salir en televisión y hacerse famoso de golpe no parece explicación suficiente. Padres, educadores y responsables en general deberíamos sentirnos interpelados por la parte que nos toca. Al fin y al cabo, son adultos los que se benefician de la explotación del negocio.

Fuente: Alejandro Navas, profesor de Sociología de la Universidad de Navarra (Diario Vasco, 4-11-10)

De buena ley

septiembre 30, 2009 by  
Filed under NOVEDADES DE LA SEMANA, Programas tv

*Emisión: Tele5, de 14.30 a 15 h, de lunes a viernes

*Género: reality

*Público: adulto

de buena ley

Se trata de un Court-show (programa de juicios) que pretende ayudar a resolver los problemas que los ciudadanos no pueden resolver por sí mismos mediante la fórmula del arbitraje.

Los litigantes presentan su caso (herencias, divorcios, reclamaciones) ante un letrado que les interroga y se retira a deliberar, aceptando de antemano la decisión que vaya a adoptar.

Entretanto, el caso es tratado en el plató con la ayuda del público (contratado por tele5 para actuar como polemistas), exponiendo su opinión y tomando partido abiertamente a favor de alguno de los litigantes.

El programa finaliza con el dictamen del letrado.

Como aspecto positivo debe destacarse  el acercamiento de la ley al ciudadano como forma de resolver los conflictos mediante la exposición sencilla y razonada del letrado, que por otra parte es un jurista de prestigio (Gustavo Larraz e Isabel Winkels)

En contra, debe señalarse que la parte de SHOW  del programa tiene excesivo peso. Los polemistas están buscados de propósito no para dar opiniones sensatas y razonadas como sería de esperar. Antes al contrario, excitan gratuitamente el enfrentamiento, manejan el tópico hasta la saciedad conducidos  de forma descarada con esta finalidad por los presentadores, Sandra Barreda y Alberto Herrera.

Por último, los litigantes son actores, algo que la cadena no esconde pero tampoco revela en el programa, lo que resta credibilidad al formato dándole aspecto de teatrillo.

En definitiva, se ha perdido una ocasión de oro para hacer un programa  necesario en los tiempos que corren.