Artículo en profundidad: Batalla por el trono de los contenidos en España

En el ánimo de Movistar+, Netflix y HBO está el facilitar el visionado de series en España frente a la piratería, una actividad que, como su propio nombre indica, es ilegal. Esa labor simplificadora, fruto de una laberíntica gestión de derechos, a veces deja asomar su complejidad ante el espectador, que enfrascado en el galimatías de decantarse por una u otra plataforma se encuentra con paradojas como estas: en el servicio bajo demanda de Movistar+ actualmente se ofrece la cuarta temporada de Juego de tronos, pero no hay rastro de la quinta y sólo está disponible la primera mitad de la sexta; la cuarta entrega de House of Cards, estrenada por Netflix el pasado marzo en EEUU, nueve meses después aún no está al alcance de sus clientes en España, pero sí al de los de Movistar+; y HBO, que entró a finales de noviembre en este país, se ha presentado sin una de sus series emblemáticas, Deadwood, que sin embargo sí se puede disfrutar… en el servicio bajo demanda de Movistar+. Todo podría complicarse, más si cabe, con la llegada recién anunciada de Amazon Prime Video, otra plataforma que entra en un mercado cada vez más reñido. El panorama de las plataformas streaming ha cambiado radicalmente desde la entrada de Netflix el año pasado. El servicio que ofrecen todas es similar, y al igual que el precio. Lo que marca la diferencia es los contenidos que ofrecen. El problema es que el contenido en España está dividido. Tanto Netflix como HBO vendio el contenido de sus series a Movistar. Ahora con la llegada de estos dos gigantes el panorama se plantea diferente. Los contenidos vendidos solo los puede emitir Movistar, pero ¿por cuanto tiempo? El problema para Movistar no sólo reside en la pérdida de contenido en sus canales propios, sino también en cómo afecta esto a otras cadenas de cable que también ofrecen en sus paquetes de televisión. No hace mucho, FOX era la referencia de las series en España. También está por ver qué pasa con Vodafone, Orange y el resto de operadores que confían en su plataforma de TV, con cadenas de cable únicamente y sin contenido propio, para conseguir clientes. Vodafone se ha aliado con Netflix y con HBO en lo que parece una buena respuesta a Movistar+, aunque realmente la alianza aporta poco a la hora de competir con los propios servicios de streaming, que se pueden seguir contratando de forma independiente y sin necesidad de recurrir a operador alguno. El verdadero efecto de la llegada de Netflix y HBO lo veremos en unos años, cuando series como ‘House of Cards’, ‘Juego de Tronos’, ‘The Walking Dead’ y otros grandes éxitos de Movistar+ y las cadenas de cable se acaben. Aquí la comparativa de el nuevo panorama:

Comentarios

Dejanos tu comentario...