QualityTime y el espejo de Blancanieves

Espejo, espejo mágico, dime una cosa, ¿Qué mujer de este reino es la más hermosa?

 

Mi Reina, usted está llena de belleza, es cierto, pero su joven hijastra, la princesa Blancanieves, es mil veces más hermosa que usted y jamás podrá cambiar eso.

 

 

A veces, cuando nos miramos al espejo, la imagen que obtenemos no es aquella que anhelamos. Ante esto, una de las reacciones posibles es cortar por lo sano: no volver a mirar. Hacerse “el de la vista gorda”. Y tirar para adelante.

 

Una cosa análoga puede sucedernos con nuestros móviles. Existen varios motivos por los cuales una persona puede ignorar la cantidad de veces que mira su teléfono cada día. Primero, la ausencia de cuestionamiento: no lo sabe porque nunca se lo ha planteado. Segundo, el deseo de no saberlo (porque, como la madrastra malvada de Blancanieves, tememos que la respuesta sea distinta a la que queremos oír). Tercero, la imposibilidad matemática de contabilizar un número inconmensurable.

 

¿Qué sucedería si alguien nos hiciera ver que miramos el móvil –aunque sólo sea unos segundos– 845 veces al día? ¿Cómo reaccionaríamos si nos diésemos cuenta de que hemos dedicado más tiempo a Whatsapp que a trabajar?

¿Qué pensaríamos si nos diéramos cuenta de que usamos el móvil más de lo que suponemos? Más todavía: ¿pensaríamos algo?

 

La respuesta no se puede obtener sin haberlo experimentado. Por eso, es muy interesante realizar el ejercicio de instalar en nuestro teléfono aplicaciones que nos ayuden a crear conciencia de cuánto tiempo dedicamos al mundo digital.

 

El objetivo lo marca el propio nombre de la aplicación: lograr que nos cuestionemos sobre el “tiempo de calidad” que estamos dejando de dedicar a otras cosas que seguramente consideramos más importantes (al menos en el papel): la familia, el trabajo, los hijos, nuestro desarrollo personal.

 

El rol que desempeñan aplicaciones como QualityTime no deja de ser paradójico: están en el teléfono precisamente para invitarnos a usarlo menos. De alguna manera, su propósito es ayudar a las personas a mantenerse alerta, a poner la atención en lo que hacen (no en vano, la mayoría de las veces miramos el móvil porque no estamos pensando en nada concreto). Mantenerse focalizado en lo importante: ese es el camino para que nuestro tiempo gane en calidad.

 

¿Qué hace QualityTime?

 

Después de descargar y ejecutar el programa, la aplicación comienza a monitorear el Smartphone. Con el tiempo, comienza a mostrar gráficos con diversas estadísticas. Se puede ver el tiempo total dedicado a un dispositivo móvil o la cantidad de horas empleados en un juego o red social en particular. Deberías estar preparado: quizás te sorprenderá un poco ver claramente cuánto tiempo dedicas a esto. Puede no tratarse de minutos, sino de horas completas.

 

Además, esta aplicación permite establecer límites de tiempo para cada programa individual. Por ejemplo, para no usar el navegador más 40 minutos al día. También puedes configurarlo para que te impida usar Facebook o Twitter hasta altas horas de la noche.

 

A alguno esto le puede parecer demasiado, excesivamente invasivo. Pero la realidad es que a veces podemos engañarnos, pensando que tenemos suficiente fuerza de voluntad o virtud para cortar con nuestro Smartphone cuando queramos sin necesidad de ayudas externas. Pero si es así, ¿por qué temer? ¿Por qué no hacer la prueba de descargar QualityTime unos días y ver qué resultados obtenemos?

 

A lo mejor podríamos llevarnos un chasco, como la madrastra de Blancanieves a la hora de consultar el espejo. Pero esa verdad incómoda también puede ser el primer paso para decidirnos a utilizar nuestro tiempo en actividades que enriquezcan más y mejor nuestra vida.

 

Comentarios

Dejanos tu comentario...