Cine: Batman la Lego película

Ficha: 90 min. | Acción | Animación | Comedia Público apropiado: Todos-jóvenes Año: 2017 País: EE.UU. Dirección: Chris McKay   Gotham. Cuando el Joker cae en la cuenta de que Batman no le considera su peor enemigo, decide entregarse a las autoridades, junto con sus mejores colaboradores. Será encerrado en el psiquiátrico de Arkham, pero Batman no se fía y piensa, con razón, que el Joker está urdiendo un siniestro plan para destruir la ciudad. Tres años después de La lego película, Warner traslada el universo de Batman creado por DC Cómics a los muñecos y las piezas del célebre juego de construcción fundado en 1932 por el danés Ole Kirk Christiansen. Como en la anterior película aquí lo más llamativo es el enorme humor que derrocha el libreto de un nutrido equipo de guionistas entre los que se encuentran los autores de comedias como Sombras tenebrosas, Padre Made in USA o Los becarios. Resulta modélico el comienzo, con la cavernosa voz en off de Batman diciendo que todas las películas buenas han de abrirse con la pantalla en negro. A partir de ahí, los pensamientos y monólogos del hombre-murciélago sirven para aportar un constante tono autoparódico que funciona a las mil maravillas, con chistes bastante graciosos, sobre todo en lo relativo el ego desorbitado de Batman, a su duelo con Superman o a las múltiples referencias a otras películas, como los gags a propósito de Jerry Maguire. Batman la Lego película está dirigida por Chris McKay, quien hasta el momento ha prestado sus servicios principalmente en la serie de animación por stop-motion Robot Chicken. McKay logra en este film insuflar vida propia a los muñecos de LEGO, cuyas limitaciones estructurales no son impedimento para transmitir sentimientos, diversión, heroísmo y mucha, mucha acción. Porque además del sentido del humor el otro gran punto fuerte del film es sin duda la apabullante acción que ofrece. Tan difícil resulta aburrirse que en algunos momentos tanto movimiento y ruido pueden incluso aturdir al respetable. A eso se suma la inclusión de numerosos personajes de cómics o monstruos y criaturas malévolas, aunque el plato fuerte se lo lleva sin duda el têtê a têtê que mantienen Batman y el Joker durante todo el film. Entre el humor a menudo gamberrete y fresco, los diálogos chispeantes con réplicas ingeniosas y el tono desenfadado –quizá alguien pueda ver leves mensajes subliminales (esa ambigua canción final que reza “The Best Friends Are Family”, como si los lazos de sangre fueran lo de menos; el look de Robin; la sospechosa colocación de la mujer en segundo plano)–, Batman la Lego película transmite con fuerza la idea de que andar solos por la vida –aunque sea haciendo el bien– no es el mejor negocio. Da igual la riqueza, el éxito o la fama que tengamos, lo importante es compartir, estar con los tuyos, formar parte de algo común, lo cual no es mala enseñanza en tiempos de recalcitrante individualismo. Firma: Pablo de Santiago

Comentarios

Dejanos tu comentario...