Mis padres me espían

octubre 19, 2013 by  
Filed under General

¿Es la mejor opcion? La vida digital de los adolescentes es cada vez más activa. Por eso, más de la mitad de los progenitores han instalado algún programa para vigilarlos.

 mis padres me espian

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No niegue la evidencia. Sus hijos se manejan infinitamente mejor que usted en Internet. Da igual que se dedique a la ingeniería informática, ellos se lo llevarán por delante. Cuestión generacional, de intuición, de ser un nativo digital… llámelo X.

Y dicho esto, permítanos angustiarlo un poco más con la siguiente estadística proveniente de Estados Unidos, pero que sospechamos extrapolable a cualquier país del mundo: tres cuartas partes de los adolescentes esconden a sus padres su conducta digital. Este dato procede de una encuesta realizada por la compañía estadounidense de seguridad McAfee. Lo que ocultan los chicos es muy variado, desde visitas a páginas porno hasta conversaciones con desconocidos en chats. También las consultas a Google desde el móvil para copiar en un examen.

“Si no puedes con tu enemigo, únete a él”, esa es la filosofía de María Carmona (42), madre de Cristina (13). Un día, una amiga le alertó de que su hija hacía muchas fotos con el teléfono que luego “colgaba en algún lugar”. Así fue como María descubrió Instagram, se abrió una cuenta y supo que la niña tenía más de mil seguidores. “Yo misma no sabía qué hacer, por un lado, 1.000 seguidores es demasiado para una niña de 13 años. Por otro, sus fotos eran buenas, tiene una sensibilidad que yo no quería matar. Así que le propuse que siguiera con Instagram, pero que me dejara acompañarla”. Con este acuerdo han firmado una tregua. La niña también tiene una cuenta de Facebook que su madre ha asociado a su dirección de email, así que recibe todas las notificaciones de su actividad.

La vida digital de los adolescentes, cada vez más activa y fuera de control, es motivo de grandes conflictos familiares. Los chicos reclaman su derecho a la intimidad, y los padres… bueno, la mitad de los padres han instalado algún tipo de software para espiar el comportamiento en Internet de sus hijos, y el 44% conoce las contraseñas para acceder a sus cuentas de las redes sociales. Solo en Estados Unidos, el 60% de los adultos escudriñan el Facebook de sus hijos (son casi siempre las madres), según una encuesta de la compañía de software de seguridad online AVG Technologies, que entrevistó a 4.400 padres con hijos de entre 14 y 17 años de 11 países. El 16% de los chicos han tenido que aceptar a uno de sus padres como amigo en Facebook como condición para que les permitieran entrar en la red. Sin embargo, un rebelde y nada despreciable 35% de los adolescentes simplemente “ignora” la solicitud de amistad de sus padres (Kaplan Test realizado a 2.300 adolescentes). Y así están las cosas. Si nunca fue fácil lidiar con la hormona adolescente, con Internet, el asunto adquiere dimensiones cósmicas y globales. Literalmente.

Una noche, Isabel, madre de Ana, de 15 años, entró al baño mientras su hija se duchaba. Al lado del lavabo, el teléfono con WhatsApp abierto. Isabel leyó el último mensaje. Alguien animaba a Ana a que encendiera la cámara y lo dejara mirar cómo se duchaba. “Casi me desmayo. No tengo idea si era un chico del colegio, si era un adulto… encima, como estaba espiándole el teléfono, me tuve que quedar callada. Me siento con las manos atadas. Hace dos años le estampé el móvil contra la pared, pero esa estrategia tampoco funciona”. Hubo un tiempo en el que Isabel tenía las contraseñas de su hija, pero hace un año las cambió. “Ahora, muy a mi pesar, estoy fuera”.

A los padres les sobran los motivos para estar inquietos. Buena parte de la vida de sus hijos transcurre en un terreno que no dominan. Por primera vez son los chicos los que pueden dar a sus padres herramientas para manejarse con soltura en la vida (digital). Sin embargo, los peligros de Internet no son nada virtuales, sino reales y sórdidos. Y la ado­­lescencia es una edad muy vulnerable. Por ejemplo, los adolescentes españoles son los que más usan las salas de chats (de acuerdo con el informeProtégeles, elaborado por Inteco), y un 59,7% ha contactado por esa vía con desconocidos. Ese mismo estudio, que realizó encuestas a 13.300 chicos de siete países europeos, reveló que los adolescentes españoles están entre los que pasan más tiempo en las redes sociales, el 91% las usa a diario.

En Reino Unido, el asunto ha dejado de ser doméstico y ha saltado al Parlamento, donde la tory Claire Perry ha sugerido cortar toda la actividad digital nocturna de los adolescentes desconectando el router familiar a partir de una hora.

Una de las voces más sosegadas ha sido la de Tamsin Kelly, editora de la web parentdish.co.uk, que señala que la tecnología debe ser considerada parte de la vida familiar, y deben fijarse normas de conducta, “del mismo modo que se tienen reglas para sentarse a la mesa”. Kellin, madre de tres hijos, se manifiesta contraria al “nerviosismo histérico” contra las redes sociales, pero es partidaria de no permitir que los chicos se metan en la cama con el ordenador o con el teléfono, y cree que deben tenerse muchas conversaciones en casa sobre los peligros de Internet.

La ansiedad de los padres de la era digital ha creado una pequeña industria especiali­­zada en crear herramientas que permiten rastrear la vida online de los chicos sin que estos lo noten. El mercado tiene futuro. Según The New York Times, todas las operadoras de telefonía móvil desarrollan productos espía para padres, y cada mes surgen varias empresas que desarrollan estos softwares.

Si hace unos años se trataba de adquirir un programa para bloquear el ordenador familiar, la llegada de los teléfonos inteligentes y las tabletas ha complicado el espionaje digital, que ahora ha de ser personalizado y a la carta. Por ejemplo, Mary Cofield, una fun­­cionaria jubilada, contaba al diario estadounidense que compró la herramienta uKnowKids.com para “espiar” las cuentas de Fa­­ce­­book, Twitter y los SMS de su nieta de 15 años. La señora Cofield recibe un informe completo de las actividades de su nieta y notificaciones de alerta cada vez que la chica emplea una palabra “inapropiada”. El programa le informa qué tuitea la niña, a quién envía SMS y en qué fotos aparece etiquetada en Facebook. Además, le ofrece un servicio de traducción de la jerga adolescente al uso que le permite entender que “WUD” significa What are you doing? (¿Qué estás haciendo?).

Una aplicación para iPhone llamada text­­Plus envía una copia a los padres de cada uno de los mensajes que salen del teléfono de su hijo, y MinorMonitor rastrea su cuenta de Facebook y manda alertas a los padres cuando se mencionan asuntos de sexo, drogas o alcohol. Compañías de seguridad estadounidenses como Symantec y Trend Micro venden software que detecta cuándo intentan los chicos visitar una página bloqueada, o crean una cuenta nueva en una red social. Algunos padres optan por herramientas que desconectan el router doméstico a partir de determinadas horas de la noche, otros prefieren poner un contador del tiempo que pasan en Internet. “Cuando alguna de mis hijas se queja de que no ha tenido tiempo de hacer los deberes, solo necesito decir: ‘¿Miramos cuántas horas has pasado en Facebook esta semana?’”, asegura Silvia, madre de dos adolescentes residentes en Miami.

No obstante, ninguna tecnología de espionaje es capaz de superar la imaginación de un adolescente. A veces tienen sus cuentas desactivadas todo el día, excepto por las noches cuando saben que sus padres no están conectados. Otras veces usan seudónimos, y con mucha frecuencia hablan en códigos para confundir a los padres. Muchos adultos, aun cuando están en posesión de alguna información delicada, no saben qué hacer con ella. Cuando el chico se sabe espiado, los padres intervienen con cierta naturalidad. Con suerte, las cosas podrían suceder así: “A los dos días de seguir la cuenta de Instagram de Cristina supe cuál era el chico que le gustaba”, cuenta María Cardona, la madre espía en Instagram. “Colgaba sus fotos compulsivamente. Lo estaba agobiando, así que decidí intervenir y le pregunté a Cristina si le gustaba. Ella asintió medio avergonzada, pero yo solo le dije: ‘Esto no se hace así. Te voy a enseñar a conquistarlo”. Y en esas están.

Fuente: Karelia Vazquez (El Pais, 17-10-2013)

 

¿El ‘Me gusta’ matará el valor de la opinión?

abril 3, 2012 by  
Filed under General

Estaba claro, la fórmula del ‘Me gusta’ ha terminado por imponerse en todos los aspectos de nuestro devenir digital.

Tengo la sensación de que la simpleza que conlleva ‘dar muestra de nuestra opinión’ apretando un botón, nos conduce inexorablemente hacia la creación de un ‘mundo de confort hiperdimensionado’. O, dicho de otra manera, corremos el riesgo de convertirnos en una raza de seres alienados, vagos y procrastinadores.

La paranoica tendencia de emitir una valoración condensada en un click, está transformando las formas y los fondos de comunicarnos. Cada vez escribimos menos, y de este modo cedemos el valor de nuestra opinión a la lectura interesada de quienes transforman nuestros clicks -en su mayoría automáticos e irreflexivos- en fuente de crédito y rentabilidad.

El dicho ‘tanto gustas, tanto vales’, parece que se consolida como axioma marketiniano de la comunicación. Un planteamiento que puede terminar distorsionando la esencia de ‘lo social’ -conversación, opinión, generación de contenido, etc.-, transformándola en un modelo de ‘comunicación por impulso automatizado’ -y cuya banalidad además, indexa-.

Es muy posible que mi visión parezca exagerada, pero últimamente tengo la sensación de que las redes se están convirtiendo en un mero escaparate de apariencia, en el que la ‘cultura del esfuerzo’ empieza a no tener lugar, dando paso a un entorno de aparente comodidad.

La evolución tecnológica está ayudando en ese proceso. Los esfuerzos para convertir el ‘click’ en una fórmula de venta directa, en vehículo de satisfacción instantánea del usuario, parece que son el camino hacia el que nos dirigimos -basta destacar el éxito de Pinterest-… Pero, lo preocupante no es el hecho de que podamos acceder al placer de forma directa y sencilla, ni mucho menos.

Lo que realmente debería preocuparnos es que el poder -que parecía que habíamos adquirido los prosumidores, gracias a nuestra capacidad para opinar e incidir sobre el valor de los productos y las marcas-, está sucumbiendo a los cantos de sirena del ‘Me gusta’.

De seguir así, el futuro nos deparará un escenario en blanco o negro, sin matices. El valor de nuestro criterio podría ir reduciéndose paulatinamente, hasta quedar minimizado a un click.

Basta echar un vistazo a la acción con la que ilustro este post. Una iniciativa que transforma la esencia del ‘me gusta’ en una interesante y novedosa forma de venta directa… pero que, al mismo tiempo, convierte al usuario en una especie de ‘bebé digital’, que llora cuando tiene hambre y que recibe su recompensa de manera automática… Sin esfuerzo.

Imaginemos un mundo plagado de botones, a través de los cuáles obtendríamos la satisfacción a todas nuestras necesidades…

Imaginemos un mundo donde la opinión muera seducida por la comodidad de no tener que pensar…

Imaginemos que exagero…

Imaginemos, por un momento, que tengo razón.

 

Fuente: Diana González (http://dianagonzalez.visibli.com)

 

internet: «Menores y redes sociales»

febrero 7, 2011 by  
Filed under Internet, RECOMENDAMOS

El 17 de enero tuvo lugar en la Casa de América de Madrid la presentación del estudio “Menores y Redes Sociales” en España, realizado entre casi 13.000 niños y adolescentes de entre 6 y 18 años de 78 centros educativos. Se trata de un informe que pretende analizar el entorno y hábitos de los menores como usuarios de las redes sociales.

redessociales

El acto de presentación del estudio contó con la presencia de Iñaki Urdangarín, Presidente de Honor del Foro Generaciones Interactivas, Sebastián Muriel, Director General de Red.es, Benilde Caro, Director del Foro, y los autores del estudio Xavier Bringué y Charo Sádaba, de la Universidad de Navarra.

El informe relaciona el perfil de uso de los menores de dichas redes (no usuario, usuario o usuario avanzado) con su acceso a la tecnología, su conocimiento, sus relaciones familiares o los riesgos y oportunidades que les plantean, entre otros aspectos. Entre sus conclusiones destacan que la utilización de las redes sociales deriva en un mayor acceso a otros contenidos y servicios que potencian sus vínculos con sus iguales. Asimismo,  el uso positivo de las redes sociales no impide que existan ciertos riesgos: el uso intensivo de estas redes se asocia a una mayor exposición de la intimidad o a una disminución de tiempo en otras actividades como son el ocio tradicional o el estudio.

En definitiva, el informe pone una vez más de manifiesto los numerosos retos educativos y sociales que plantean el uso intensivo de las nuevas tecnologías y sus aplicaciones, y en este caso, de las redes sociales, y la necesidad de un compromiso global para fomentar y garantizar un uso adecuado y responsable de estas por parte de los menores.

Acceda  aquí al estudio.

Formspring.me, la nueva red social que hace furor entre adolescentes

mayo 19, 2010 by  
Filed under NOTICIAS

Firmado por Rafael Serrano  
Fecha: 12 Mayo 2010

Padres y educadores norteamericanos están alarmados ante la última fiebre adolescente en Internet: Formspring.me, una red social donde el anonimato favorece el intercambio de comentarios de unos sobre otros. Abundan las críticas, chismes, pullas y obscenidades. “Es sencillamente tremendo que los chicos tengan acceso a todas esas cosas en Internet y nosotros ni siquiera nos enteremos”, dice el padre de una quinceañera usuaria. Y concluye: “¿Cómo lo bloqueas? ¿Cómo lo vigilas?” (International Herald Tribune, 7-05-2010).

No es, en el fondo, un fenómeno tan nuevo. Formspring.me facilita y amplifica el cotilleo que existe fuera de la red. Los adolescentes buscan la aceptación de los demás, la identificación con el grupo, y desean saber la fama que tienen entre los amigos y compañeros. No todo se dice a la cara, y en corrillos hablan de los ausentes: que este no quiere invitarnos a su cumpleaños, que aquella está espantosa con ese nuevo corte de pelo… Aunque casi todo acaba llegando a conocimiento de los interesados después de dar algunos rodeos.

Formspring.me (solo para mayores de 13 años) permite enviar preguntas anónimas, contestar las recibidas y enterarse de las respuestas que dan otros. Cada usuario tiene su “caja de la verdad” adonde le llegan los anónimos, a los que puede contestar o no. Si lo hace, las preguntas y respuestas aparecen publicadas en su página de Formspring.me. Además, tiene la opción de publicarlas también en su blog o sitio web, o en su cuenta de Facebook o Twitter. Y eso hacen muchos, para perplejidad de observadores que se preguntan por qué tantos chicos airean comentarios desagradables sobre sí mismos.

La razón, probablemente, es que les interesa saber qué dicen de ellos, y las críticas mucho más que los elogios. Por eso muy pocos usan la opción de no recibir preguntas anónimas.

Hay otro motivo para esta “transparencia”. También gusta a todos saber qué se dice de sus conocidos, y en eso salen todos ganando si cada uno publica las murmuraciones sobre sí.

Formspring.me advierte a los usuarios que no se hace responsable de los contenidos “censurables, obscenos o de mal gusto” que puedan encontrar. A la vez, señala que no les está permitido usar Formspring.me para transmitir material “pornográfico, obsceno, ofensivo”, o bien “calumnioso”, “difamatorio”… El descargo de responsabilidad resulta oportuno, pues la prohibición se infringe a menudo.

De todas formas, la mayor parte del chismorreo que circula por Formspring.me no llega a tales extremos. La usuaria cuyo padre es citado arriba dice que no le ha molestado mucho ningún comentario negativo recibido, pero reconoce que uno de ellos la llevó a no ponerse más ciertos leotardos que había incorporado a su ropero.

Con independencia de lo peligroso que pueda resultar este nuevo mentidero digital para adolescentes, quizá habría que preguntarse si los mayores no van por delante. Aparte de que murmurar no es exclusivo de colegiales, la industria del cotilleo florece, más que en Formspring.me, en programas de televisión y revistas con audiencia compuesta principalmente de adultos. La mayor diferencia está en que este caso, el público es espectador de exhibiciones ajenas, mientras que los jóvenes de Formspring.me también saltan a la arena.


Cómo Facebook puede arruinar amistades

septiembre 16, 2009 by  
Filed under General

The Wall Street Journal

“Como mucha gente, estoy cansándome de Facebook”, confiesa Elisabeth Bernstein en un artículo del Wall Street Journal (25-08-09)

Se supone que las redes sociales están hechas para acercar a la gente, y la autora reconoce que en ciertos sentidos lo consiguen: “Gracias a Internet, muchos de nosotros hemos vuelto a ponernos en contacto con amigos del colegio y de la universidad, hemos compartido viejas y nuevas fotos, y hemos conocido mejor a gente a la que nunca hubiéramos podido tratar fuera de la red”.

Pero advierte que “si no tenemos cuidado, nuestras interacciones on line pueden dañar nuestras relaciones en la vida real”. “Estoy cansada de amigos que aseguran que están demasiado ocupados para llamar por teléfono, o incluso para escribir un e-mail aceptable, y sin embargo pasan horas en las redes sociales, colgando fotos de sus hijos o de sus fiestas, reenviando adivinanzas estúpidas, colocando dichos extravagantes y absurdos, o utilizando Twitter para comunicar sus últimas andanzas”.

Uno de los problemas es que la comunicación escrita es más imperfecta. Al escribir “se pierden los matices que pueden ser expresados por el lenguaje corporal y las inflexiones de voz”. Además, la misma abundancia de informaciones innecesarias puede infringir la regla cardinal de la camaradería –“no aburrir a los amigos”– y dañar así la amistad. Hay gente que le gusta poner al corriente a los amigos de lo que han comido, de lo que ha hecho su perro o de que tiene una muela picada.

Por otra parte, gente que uno conoce parece a menudo diferente on line, donde se transforma en un ser más atrevido y despliega facetas de su personalidad que uno nunca había conocido. O bien personas que normalmente discuten con cortesía se vuelven mucho más agresivas on line: “De repente, cosas que uno nunca diría en voz alta parecen admisibles porque uno está sentado ante la pantalla del ordenador”.

¿Qué soluciones hay?, se pregunta Bernstein. Una puede ser utilizar las herramientas de Facebook o de Twitter que permiten suspender temporalmente las actualizaciones de los conocidos. Pero lo importante es cambiar de conducta. “Primero, preguntarse a uno mismo antes de poner nada: ¿Me gustaría que alguien me dijera esto?”. Y, en un modo positivo, “responder solo a los demás cuando escriben algo interesante, e ignorarlo cuando es algo obvio o detestable (hacer apreciaciones negativas solo llevaría a empezar una guerra en público)”. 

Los usuarios de Facebook deberán elegir con quién comparten cada vez que publiquen

julio 26, 2009 by  
Filed under NOTICIAS

Efe | Madrid

Facebook ha informado a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) de que en los próximos meses implantará un sistema que permitirá a los usuarios seleccionar con quién comparten la información cada vez que la publiquen.

Cada vez que publiquen información (gráfica o de texto), los clientes de la red social estarán obligados a seleccionar entre los diferentes grados de privacidad que se ofrecen, y que van desde una publicidad total de la información a la posibilidad de compartirla únicamente con la red de contactos seleccionada del usuario.

Además, Facebook obligará a todos sus usuarios a revisar y actualizar sus configuraciones de privacidad, informa un comunicado de la AEPD.

Facebook ha comunicado todas estas novedades al director de la AEPD, Artemi Rallo, en una reunión mantenida dentro de la ronda de contactos que el responsable de la Agencia está manteniendo con los representantes de las principales redes sociales para mejorar sus políticas de privacidad y adaptarlas a la legislación española de protección de datos.

De 13 a 14 años

En la reunión, el director de la AEPD ha pedido a Facebook que eleve a 14 años la edad mínima permitida para ser usuario de esta red social, añade el comunicado.

En la actualidad Facebook tiene establecida la edad mínima a partir de la cual los menores pueden ser usuarios de la red social en 13 años, conforme a la legislación estadounidense, mientras que en España la edad mínima para que los menores puedan compartir información mediante este tipo de servicios es de 14 años.

Al respecto, Facebook ha dicho que «considerará» la posibilidad de incrementar el límite de edad en nuestro país.

La AEPD ha valorado positivamente la disposición de Facebook y ha emplazado a la compañía a continuar trabajando al objeto de mejorar las políticas de privacidad, así como los sistemas que ofrecen a los usuarios para salvaguardar su privacidad, y minimizar los riesgos para la privacidad y los derechos de los usuarios.

 

Burlas y venganzas circulan por la Red detrás de identidades falsas

julio 5, 2009 by  
Filed under NOTICIAS

Carmen Planelles (Efe) | Madrid

La escritora Lucía Etxebarría acaba de denunciar en un artículo que alguien que utiliza su nombre «ha colgado su perfil en Twitter y va relatando los avatares de su (mi) vida». Casos como éste, de suplantación de personalidad, proliferan al amparo de la falta de protección de la identidad en las redes sociales.

Personajes populares como el presidente del PP, Mariano Rajoy; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá; o el humorista José Mota han visto circular por las redes sociales falsos perfiles con su identidad, creados a veces por enemigos, en el caso de los políticos, o por gente que persigue un beneficio económico, en el de Mota.

Además de ésta, hay otra forma de suplantación, explica el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, que consiste en apoderarse del perfil de una persona y meter en ella información que la pueda comprometer.

La experiencia de Domingo es que este tipo de conductas se dan «entre personas del mismo entorno. Entre la gente joven, el objetivo es hacer una gracia o una burla, y en el caso de los adultos, hay muchos novios o novias despechados que quieren poner a su ex pareja en situaciones violentas o incómodas«. Para evitarlo, recomienda utilizar claves seguras con dígitos y letras y huir de las contraseñas sencillas.

La suplantación de personalidad es uno de los riesgos de las redes sociales, según un estudio del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) y de la Agencia de Protección de Datos (AEPD). Estas redes agrupan en España a ocho millones de personas, y el 44,4% de los internautas las utilizan.

Objetivo: causar daño

La empresa de seguridad informática Recovery Labs aseguraba en un estudio publicado el 28 de mayo, que en 2008 una de cada tres solicitudes de peritaje (33,3%) estuvo relacionada con los robos de identidad en cuentas de correo, programas de mensajería instantáneo y redes sociales. Un porcentaje que tan sólo un año antes fue del 5%.

Las redes -afirma Juan Martos, responsable de peritaje informático de la citada empresa- se están convirtiendo en el medio «idóneo» para estas prácticas, porque sólo con el nombre y la contraseña del usuario se puede acceder a información confidencial. «Su principal objetivo -asegura- es la ‘venganza emocional'».

En lo que va de año, la Agencia Española de Protección de Datos ha recibido 23 denuncias relacionadas con redes sociales, 22 referidas a la difusión de imágenes o documentos con datos de terceros sin su consentimiento y una por suplantación de personalidad, presentada por un docente.

«En la vida real, la suplantación de identidad es una conducta ilícita y perseguible civilm e incluso, penalmente. ,Y en Internet, con más motivo, porque desde el anonimato de la red se pueden provocar perjuicios más gravosos para los ciudadanos», explica el director de la AEPD, Artemi Rallo, quien se muestra partidario de que las redes arbitren mecanismos adicionales para evitar estos fenómenos.

Icaro Moyano, portavoz de Tuenti, responde que no pueden contrastar los datos de alta en Tuenti porque «no somos agentes verificadores de identidades», y asegura que «la mejor manera de comprobar suplantaciones de identidad es dando herramientas eficaces de denuncia para los usuarios». Con la denuncia, añade, pedimos una comprobación de identidad a través del DNI y «si se confirma la suplantación se borra la cuenta».

¿Es delito?

El abogado especialista en Nuevas Tecnologías Pablo F. Burgueño, explica que la suplantación de personalidad únicamente es delito si se usurpa el estado civil de otro (nombre, apellidos, domicilio, situación civil en la sociedad…). En ese caso la pena de prisión es de seis meses a tres años, según el articulo 401 del Código Penal. Si lo que se hace es crear un perfil con datos falsos, la conducta no puede ser considerada delictiva.

Entrar en una cuenta o perfil de otra persona sí puede comportar graves consecuencias jurídicas pues se puede estar cometiendo un delito de lesión de privacidad. Y si se hace pasar por el verdadero titular de la misma estará cometiendo un delito de usurpación de estado civil, concluye.

El profesor Salaverría analiza las oportunidades y riesgos de las redes sociales

junio 18, 2009 by  
Filed under ÚLTIMOS EVENTOS

DSC02698El pasado jueves 11 de Junio tuvo lugar en los salones del Hotel Carlton de Bilbao (Plaza Federico Moyúa, 2)  la conferencia coloquio bajo el título «Cómo ser padres de hijos digitales; Oportunidades y riesgos de las redes sociales». 

El acto organizado por ATELEUS y Alumni Vizcaya contó con el respaldo de la BBK y Leioa Wagen y con la colaboración de numerosas instituciones educativas como la Fundación Gaztelueta, Fundación Urki y FAPAE.   

La conferencia corrió a cargo del prestigioso profesor D. Ramón Salaverría, Profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, Vice-chair de la «Journalism Studies Section» dentro de la ECREA, la mayor organización europea de investigaciones en comunicación y autor de numerosos libros y publicaciones sobre Internet.

El profesor Salaverría ha sido incluído en 2007, 2008 y 2009 en el ranking de Los 500 españoles más influyentes, en concreto, en el Top 25 de la categoría de Internet por su dilatada experiencia en el medio.

El invitado hizo una brillante exposición del panorama de las redes sociales por países y recordó que las más veteranas son Facebook y MySpace, ambas estadounidenses.  Al mismo tiempo indicó que en España es Tuenti la red que se postula como una alternativa distinta y las que más ha cuajado entre los jóvenes. Otra novedad de esta red social, realizada en y para España, es que el buscador Google no puede rastrear dentro de sus contenidos como si ocurre con otras de ellas lo que permite una mayor privacidad a los jóvenes. Además Salaverría aseguró que a Tuenti sólo se puede acceder mediante una invitación de alguno de sus miembros.

Entre las medidas prácticas para paliar los peligros de este nuevo fenómeno social de las redes sociales Salaverría insistió en la necesidad de cuidar la comunicación fluida entre padres e hijos, hacer un uso familiar de las nuevas tecnologías, enseñar a ser cautos y responsables a los hijos y denunciar comportamientos sospechosos si los hubiera.  

Además el profesor de la Universidad de Navarra enumeró una serie de consejos que contribuyen a un uso razonable de estas nuevas herramientas como son; elegir bien la red social a la que uno va a pertenecer, responsabilidad a la hora de cumplimentar los datos personales, ser restrictivos en aceptar a amigos, pedir permiso a los amigos para colgar las fotos, cerrar las galerías de fotos para los usuarios que no sean nuestros amigos, evitar comentarios innecesarios en los muros…etc.

Durante el coloquio final Salaverría contestó a las distintas preguntas de los numerosos asistentes preocupados por la temprana edad de los hijos en el acceso y utilización de estas redes sociales y por el excesivo tiempo que les dedican.