Hollywood reconoce que el aborto es violento

El 29 de marzo se estrena en EE.UU. la película Unplanned, sobre la historia de Abby Johnson, que pasó de abortista a provida.

Es significativo, dice en The Wall Street Journal Mons. Joseph Naumann, arzobispo de Kansas City, que haya recibido la calificación R (desaconsejada para menores de 17 años) por incluir “algunas imágenes perturbadoras / sangrientas”.

 

La película, dirigida por Chuck Konzelman y Cary Solomon, y protagonizada por la actriz Ashley Bratcher, está basada en las memorias de Abby Johnson, que fue directora de una clínica de Planned Parenthood en Texas. Un día en que había escasez de personal, le pidieron que ayudara en un aborto sosteniendo el sensor del ecógrafo. Al ver en la pantalla cómo era abortado el feto, de 13 semanas, cambió de postura, renunció a su puesto y se hizo militante provida.

Al comentar la calificación que le ha dado la Motion Picture Association of America (MPAA), dice Mons. Naumann: “Es notable que Hollywood reconozca que el aborto es violento, pero la violencia que aparece en Unplanned no es gratuita: es real desde el punto de vista médico. Los espectadores ven exactamente lo que movió a Johnson a abandonar una organización a la que se había dedicado durante más de ocho años”.

La película, añade el arzobispo, no se dirige contra las mujeres que han abortado ni contra quienes realizan abortos; es una historia de redención. “La propia Johnson tuvo dos abortos y es un bello ejemplo de la inagotable misericordia de Dios”.

Mons. Neumann alude luego a las recientes leyes o proyectos abortistas en EE.UU., que exigen redoblar “los esfuerzos para renovar la cultura”. Quizás, concluye, el ejemplo de Abby Johnson contribuya a esta cambio, para pasar “de adoptar soluciones violentas, calificadas R, para los embarazos imprevistos, a ver toda vida humana como un don que celebrar”.

 

 

Comentarios

Dejanos tu comentario...