«La educación digital de los niños es la clave del desarrollo de cualquier país»

octubre 24, 2019 por  
Guardado en Artículo en Profundidad

Remedios Orrantia, presidenta de la Fundación Vodafone, explica en qué consiste el proyecto #DigiCraft Infancia Vulnerable

  • Fuente: Carlota Fominaya | ABC.es

A Remedios Orrantia, presidenta de la Fundación Vodafone, le gusta debatir, reflexionar, pensar… pero lo que más le gusta es la acción. Y que esta se traduzca en la realización de propuestas concretas. «Muchas veces las iniciativas se quedan en eso: «hay que hacer», «hay que inventar, tratar de que los niños hagan esto, lo otro…». Nosotros esa reflexión la hicimos, y luego pensamos en cómo trasladarla a un proyecto concreto, a unos talleres y actividades determinadas… pero, sobre todo, dirigidas a la «democratización» del conocimiento a todos los niños».

Así explica Orrantia el germen de #DigiCraft Infancia Vulnerable, un proyecto ambicioso que nace de la inquietud de romper la brecha digital que afecta a los niños de nuestro país. El programa tiene como fin formar a menores de entre 6 y 12 años en las competencias digitales que les permitirán liderar su futuro de modo seguro y con espíritu crítico y, para lograrlo, cuenta con el apoyo de Cruz Roja Juventud y Save the Children. «La educación digital es la clave del desarrollo de cualquier país», recuerda.

Cuando se escucha «brecha digital» se tiende a pensar en la edad de los usuarios de tecnología.

Es cierto, y también existe, pero la infancia vulnerable es una realidad. La pobreza se hereda, y los niños que están en una situación más desfavorecida tienen escaso acceso al móvil. Aunque parezca inverosímil, cuando Save the Children pregunta en ciertas aulas de refuerzo de 40 niños cuántos tienen móvil solo uno levanta la mano. Al final, los niños aprenden por ósmosis: si un niño va a tu casa y lo que ve son unos padres que están con el ordenador, con el móvil, que se meten en internet, que le ponen una película o un juego… el pequeño inmediatamente desarrolla ese tipo de hábitos… Pero una tableta o un ordenador está al alcance de algunas personas, no de todos. Son esos niños a los que queremos acercar esas oportunidades de crecimiento y eliminar barreras.

Porque solo a través de la educación es como van salir de ese entorno social. Queremos orientarles, ayudarles, abrirles un mundo de posibilidades que si no, desgraciadamente, van a estar alejadas para ellos.

Uno de los grandes objetivos marcados por usted desde la Fundación es ayudar a evolucionar el sistema educactivo de este país. ¿Hacía dónde cree que debería dirigirse?

Ese es el gran debate que como sociedad debemos tener y seguir teniendo. Es un tema que personalmente me apasiona, porque creo que la educación es la clave del desarrollo de cualquier país. Soy una firme defensora de la capacidad y de las competencias que tenemos como país y como ciudadanos. De hecho creo que a través de la educación es como podemos seguir desarrollando nuestro potencial y desempeñar un papel muchísimo más activo en cualquiera de las tendencias innovadoras que marquen una diferencia a nivel internacional.

La cuestión es que recientemente se ha publicado que las titulaciones STEM en España han decrecido en los últimos cinco años un 28%. ¿Por qué?

Eso son datos. Y cuando les preguntas a esos jóvenes por qué, una de las explicaciones que ofrecen es que no entienden muy bien a qué se pueden dedicar después de ese tipo de formación y, sobre todo, porque son carreras muy difíciles. Es así. El sentimiento generalizado es que son carreras de una especial complicación. Tengo el firme convencimiento, y además así se lo transmito a mis hijos, de que todo el mundo tiene capacidad para hacer lo que quiera hacer. A unos se nos da mejor una cosa, a otros otra cosa, pero con esfuerzo siempre se es capaz de lograrlo. Creo firmemente que la formación puede ayudar a desarrollar las competencias que uno quiera, pero para eso hay que empezar desde el principio. En tecnología nos pasa a todos, si alguien se empieza a acercar de adulto, cuando tiene su cerebro ya estructurado, cuesta más.

Con esta idea, efectivamente empezamos a pensar y a investigar qué tipo de ofertas había en el mercado. Y vimos que había muchas iniciativas para la juventud, a partir de los 16 años, para universitarios… pero no para niños más pequeños, que es hacia donde queremos dirigirnos con este proyecto. Esa edad de los 6 años, si el niño vive un acercamiento natural hacia la tecnología, hacia las nuevas tendencias, estoy segura de que cuando llegue a los 18 esta desventaja que tenemos ahora será más pequeño, hasta reducirse drásticamente.

¿Cómo se plantea ese acercamiento tan temprano y natural a las tecnologías?

De una manera divertida. experimental, a través del juego, con actividades que les inspiren… Que vean el abanico de posibilidades existentes. Desde luego, no a través de uno de los elementos que todavía siguen liderando nuestro sistema educativo, como es la memoria. Creo que todas esas nuevas maneras de aprendizaje les ayuda a acercarse a la tecnología.

Otro de los objetivos del proyecto es ayudar a desarrollar determinadas competencias que son fundamentales para el futuro. ¿Cuáles son?

Hablamos de la capacidad de trabajo en equipo, capacidad de visión, de pensamiento crítico… Esos son algunos de los elementos fundamentales a desarrollar. Sin embargo hasta ahora probablemente las propuestas educativas siguen enfocadas al trabajo individualizado, a través de tareas rutinarias que no inspiran tanto a los niños.

Por eso queríamos, desde la más absoluta humildad, aportar nuestro granito de arena en esta reflexión. Sin lugar a dudas la Administración está incluyendo este tipo de formación en sus propuestas, pero creo que la empresa privada, o fundaciones como esta, expertas en tecnología, podemos ayudar y proponer propuestas reales que permitan ver que todo este debate se puede concretar en algo.

¿Cómo piensa que hay que acercar la tecnología a las niñas, en principio, minoría en las carreras STEM?

Tenemos que ayudar a acercar esas posiciones de una manera simple, sencilla, interesante, divertida… a ambos, niñas y niños, aunque es verdad que quizás a ellas más especialmente. Creo que la forma de aproximar la tecnología a las niñas es desde las oportunidades que suponen los futuros puestos de trabajo, no desde la rutina de la programación, o de lo que supone levantar una antena de móvil. Pongo por ejemplo el impacto impresionante que va a tener la tecnología en sanidad, donde hay más mujeres versus hombres. Son vertientes de la tecnología que van a abrir un abanico de posibilidades estupendas para que ellas sigan manteniendo su vocación natural, estando cerca de la tecnología.

Porque es cierto que nosotras tenemos más tendencia de acercarnos a las carreras humanistas. Y de alguna manera debemos eliminar poco a poco esa desventaja, igual que lo hemos hecho con la que había sobre la mujer en puestos directivos. Todo el mundo tiene capacidad de hacer lo que quiera hacer, simplemente es una cuestión de esfuerzo, de visión, de ser capaz de orientarte a una formación que te permita crecer y desarrollarte. Desde esa perspectiva soy una firme convencida de la naturaleza humana.

También insisto: luego que cada mujer decida lo que quiere llegar a ser. Tampoco hay que forzar. No creo que esto tenga que ser algo artificial. Lo que sí hay que hacer es asegurarse de que las niñas tienen la libertad de optar al conocimiento y que lo tienen de alguna manera natural, fácil, y con claridad de ideas. A partir de ahí la mujer no tiene que copiar ningún estereotipo, tenemos nuestras características propias para ser quienes queramos ser en un mundo de igualdad de oportunidades.

El informe DESI (Digital Economy and Society Index) señala que España ocupa el puesto 17 en competencias digitales… pese a ser el país con mayor número de smartphones por persona. ¿Cómo es posible?

Tenemos hasta dos teléfonos, a falta de uno. España es un gran usuario de tecnología, por este mismo motivo debemos tener el firme propósito y la ambición de liderar más y de tener un papel más activo en el desarrollo de propuestas tecnológicas. No quedarnos solamente en la categoría de usuarios o receptores, sino en ser creadores.

De hecho, somos clarísimamente el país con una mejor infraestructura fija, el primero en lazar la red 5G en Europa, a través de Vodafone, tenemos una red móvil de las mejores de Europa… Tenemos las infraestructuras, el talento, solo queda tomar el liderazgo y hacer una apuesta grande por generar este desarrollo tecnológico. En España hay talento más que de sobra para desplegar ese potencial.

Pero es cierto que DESI pone de relieve que, de acuerdo al marco de competencias digitales que tiene que tener la ciudadanía, ocupamos el puesto 17. Al final no solo hablamos de oportunidades profesionales. Nos referimos también a la capacidad de cada uno de interactuar en un entorno más digital, y los ciudadanos tienen que hacer esa evolución.

 

Comentarios

Dejanos tu comentario...